Casos de éxito

Hoteles Catalonia

Hoteles Catalonia, una visión estratégica de restauración coralina

¿Qué tan importante es un programa de restauración de arrecifes de coral? Para los Hoteles Catalonia es tan importante como una inversión de más de ciento cincuenta mil dólares, cientos de horas de trabajo y el compromiso diario de un equipo de personas que quiere devolver a la naturaleza lo que les regala. Para esta empresa, mantener vivos los arrecifes de coral forma parte de una estrategia a largo plazo.

 

Los hoteles Catalonia Gran Dominicus y Catalonia La Romana están ubicados en la paradisiaca zona de Bayahibe en República Dominicana. Rodeados de playas de abundante arena blanca y tranquilas aguas turquesa, estos hoteles parecen haber tenido la suerte de estar localizados en un sitio de excepcional riqueza natural. Sin embargo, estas playas no deben su belleza al simple azar, sino a las constantes acciones de conservación y restauración que permiten a los hoteles crecer como negocio al mismo tiempo que resguardan los ecosistemas naturales que atraen a sus turistas. Roberto Iglesias, Director General de ambos hoteles, explica los esfuerzos e inversión que hace la empresa para resguardar los arrecifes de coral que protegen la playa: “Sin playa nuestro negocio no existiría. Nosotros entendemos que dado que el medio ambiente nos ha dado tanto, nosotros debemos devolverle a la naturaleza lo que nos está proveyendo”.

En efecto, este complejo de hoteles fue el primero de la zona de Bayahibe en sumarse a la iniciativa de la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (FUNDEMAR) para apadrinar la colocación de viveros de restauración coralina en su trozo de litoral. Las estructuras del vivero de los hoteles Catalonia, fueron construidas en los talleres de mantenimiento de la empresa y fueron ubicados en una posición estratégica según la recomendación de FUNDEMAR. Hoy en día este vivero ha reproducido más de 1500 metros de coral que han sido trasplantados en arrecifes naturales para continuar su reproducción.

Además, durante los últimos cinco años, los hoteles Catalonia, como parte de su programa ambiental EcoCat, han invertido en el mejoramiento de su barrera de arrecifes, introduciendo el uso de bolas arrecifales en la zona de Bayahibe. Este sistema consiste en el uso de estructuras agujereadas de concreto, semejantes a una campana, que son depositadas en el fondo marino, a una distancia de entre 70 y 80 metros de la playa. Las bolas arrecifales juegan dos papeles importantes en el ecosistema: por una parte evitan la erosión de las arenas de la playa y por otra parte se convierten en sitios para la generación de hábitats marinos y para la regeneración de arrecifes de coral. 

Iglesias indica que el impacto de estas bolas en la calidad de la arena en la playa ha sido evidente para locales y visitantes. Mientras tanto, en el fondo marino, los buceadores que visitan los hoteles disfrutan de admirar la vida que se produce alrededor de estas estructuras. En la actualidad la empresa ha logrado crear una vía que comunica los arrecifes naturales con los artificiales, regenerando la barrera arrecifal que protege la costa del fuerte oleaje y permite que los turistas disfruten de las tranquilas aguas de esta playa caribeña.

Según Iglesias, en los dos últimos años, Hoteles Catalonia instaló más de 100 bolas arrecifales y en el 2019 se sumarán 41 nuevas bolas. Cada una de estas estructuras tiene un costo aproximado de $1000 aunado al costo de manejo e instalación, para una inversión total que supera los ciento cincuenta mil dólares.

Iglesias explica cómo la empresa ha buscado también involucrar a sus más de 80 mil visitantes anuales en los esfuerzos de restauración coralina: “A través de un artista dominicano hemos hecho dos esculturas de tamaño natural, una de un limpia-botas y una de una bailarina, y las hemos colocado a unos 10-12 metros de nuestro vivero de coral”. Con esto la empresa persigue aumentar el interés de los turistas por el vivero de coral. Además, el centro acuático de la empresa ofrece un curso para buceadores más experimentados, en el que pueden certificarse en el manejo y mantenimiento de viveros de coral, llamado Coral Reef Aid (Ayuda a los Arrecifes de Coral) respaldado por la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI).  

Iglesias ve estos programas con buenos ojos hacia el futuro. Los esfuerzos del hotel ya han mostrado tener un impacto positivo en el atractivo de la playa, lo cual justifica la alta inversión económica hecha por la empresa. Según el empresario, sus buenos resultados han hecho que otras empresas de los alrededores que ya cuentan con viveros de coral, se hayan interesado también en la utilización de las bolas arrecifales. Los Hoteles Catalonia ven estos esfuerzos de manera estratégica, como una forma de mantener y aumentar la belleza de la zona en la que se ubican sus instalaciones, y como una forma de devolver a la naturaleza los recursos que les permite desarrollar su negocio y compartirlo con sus visitantes.

 

_________________

El presente artículo se desarrolló en el marco del Programa Biodiversidad y Negocios en América Central y República Dominicana: contribución del sector turístico en la conservación de la biodiversidad marino- costera del mar Caribe, desarrollado por de la Unión Europea y el Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), e implementado por la Cooperación alemana para el desarrollo, GIZ.