Casos de éxito

Iberostar

Iberostar, la ciencia de la restauración de arrecifes de coral

Desde que cursaba sus estudios de doctorado en la Universidad de Stanford, Megan Morikawa creía que la clave para alcanzar una restauración de los arrecifes coralinos se encontraba en la diversidad genética. Hoy, como directora de la Oficina de Sustentabilidad de Iberostar, esta investigadora se prepara para dirigir un laboratorio y un banco genético para los arrecifes de coral en República Dominicana. 

En la actualidad los arrecifes de coral se encuentran amenazados tanto por factores humanos como por fenómenos propios del cambio climático. Las pérdidas que ya existen han hecho que el Grupo de Hoteles Iberostar incluya su restauración como uno de los pilares de su proyecto de responsabilidad social empresarial Wave of Change (Ola de Cambio).

“Wave of Change es un compromiso de Iberostar con el océano con tres líneas de acción” apunta Morikawa: la primera es lograr una reducción drástica de la utilización de plásticos de un solo uso en sus 120 hoteles a lo largo de 19 países. La segunda es alcanzar un consumo ecológico y responsable de frutos del mar. La tercera se enfoca en la salud costera, lo que buscan lograr a través del descubrimiento, protección y restauración de los arrecifes de coral, manglares y praderas de algas marinas. 

 

Un banco genético de corales

Morikawa explica que el proyecto específicamente concerniente a la protección de los corales ha sido abordado de dos maneras. La primera se hizo en asociación con la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (FUNDEMAR) y consiste en la contratación de dos personas que se dedican tiempo completo a visitar los viveros de coral para ayudar a expandir la diversidad de especies que actualmente existen en estos sitios. 

La segunda es la construcción de un acuario-laboratorio, dentro de uno de sus hoteles en la región de Bávaro en República Dominicana, donde se estudia la resiliencia de las diferentes especies de coral al cambio climático. Su inauguración está prevista para mediados del 2019.

Según indica Morikawa, a través del estudio genético de los corales, buscarán aumentar las posibilidades de que las especies instaladas en los viveros sobrevivan al cambio climático y continúen reproduciéndose. Básicamente buscan determinar cuáles son las características de cada especie e identificar aquellas que son más resilientes, utilizando como foco la diversidad de individuos que se siembran en los viveros. 

Morikawa explica que Wave of Change busca que este laboratorio funcione en un futuro como banco genético de corales, guardando muestras vivas de cada especie presente en República Dominicana en un sitio resguardado de fenómenos climáticos que podrían destruirlas, como los huracanes: “Es por eso que ser parte del Consorcio Dominicano de Restauración Costera es realmente importante para nuestro proyecto, pues nos permitirá trabajar con otros grupos para conocer la diversidad de corales que tienen en sus propios viveros y guardar una muestra de estas especies en un sitio seguro”.

 

Una investigación con impacto 

IBEROSTAR ve esta investigación y la apertura de su propio laboratorio como una oportunidad para involucrar a sus visitantes en los esfuerzos de restauración coralina: “Tenemos miles de turistas que pasan por nuestros hoteles cada año, y nos encantaría que aprendan cómo cuidamos los ecosistemas que protegen los hoteles, las costas y los sitios donde ellos pueden bucear y hacer snorkel; y hacer esto sobre una base científica” indica Morikawa. Esto se hará por medio de visitas guiadas al laboratorio y el vivero donde los visitantes tendrán la oportunidad de aprender acerca de los esfuerzos que realiza el hotel por hacer que la restauración coralina sea permanente.

De esta manera IBEROSTAR asume un compromiso con el medio ambiente y con la comunidad a través de la inversión en investigación científica. Es a través de la salud de los arrecifes de coral que esta empresa puede beneficiarse de las paradisíacas costas que hoy disfrutan sus clientes. Pero además IBEROSTAR busca hacer más. Su ambicioso plan tiene la visión, no sólo de favorecer los arrecifes de coral que protegen sus propios hoteles (un 80% de los hoteles de IBEROSTAR se encuentra en costas), sino que también buscan compartir esta información con otras empresas que administran viveros coralinos para aumentar el éxito de los programas de restauración. De esta manera, la empresa plantea un ejemplo de estrategia colaborativa, en la que toda la comunidad se beneficia. 
 

___________

El presente artículo se desarrolló en el marco del Programa Biodiversidad y Negocios en América Central y República Dominicana: contribución del sector turístico en la conservación de la biodiversidad marino- costera del mar Caribe, desarrollado por de la Unión Europea y el Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), e implementado por la Cooperación alemana para el desarrollo, GIZ.